amamos lo que perdimos, queremos lo que envenena

Ya sólo quedan los demonios,
la propiedad y los escombros.
Caemos como plumas,
olemos el fondo y nos quedamos cortos.

Es tiempo de autodestrucción,
de disparar sin adornos.
Prenderé fuego al colchón,
que reventó nuestros otoños.

¿Por qué no existen tumbas de dos?
¿Por qué el adiós se siente en vena?
amamos lo que perdimos,
queremos lo que envenena,
y así nunca nos salen las cuentas.

Ya no nos saca nadie a hombros,
la vanidad, los dobles fondos.
Quemamos las alturas,
besamos el polvo y nos calamos hondo.

Es tiempo de autodestrucción,
de rematar sin adornos.
Me agarré a la inspiración,
que me dejó nuestros demonios.

¿Por qué no existen tumbas de dos?
¿Por qué el adiós se siente en vena?
amamos lo que perdimos,
queremos lo que envenena,
y así nunca nos salen las cuentas.

(www.dicelacancion.com)

ancianos- flickr

(Flickr)

Tú tan terriblemente impasible. Tranquilo, racional. Muy “tú”.

Yo. Tan absolutamente desequilibrada a veces. O no.

Veo que pasa el tiempo y no pasa nada.

Aparte de todo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s