Cosasporhacer en 2013

530310_10200243590476478_420508076_n

Lo primero de todo Feliz Año Nuevo. Sólo a mí  se me ocurre felicitarles el año casi 10 días tarde… pero aquí estoy. Para compensar casi prometo que este año intentaré ser puntual. Pero necesito meditarlo un poco antes.

La verdad es que mis propósitos de Año Nuevo, no tienen mucho que ver con las típicas listas que incluyen adelgazar 5 kilos, apuntarse al gimnasio o aprender inglés. He leído y leído artículos estos últimos días sobre el tema; sobre cómo irremediablemente tenemos grabada la rutina de hacer propósitos que inmediatamente pasamos a olvidar, sobre que quizá la fórmula para lograr hacer realidad los propósitos no esté tanto en la fuerza de voluntad sino en cambiar el entorno, o sobre cómo conviene diseccionar las costumbres que queremos cambiar para poder hallar lo que ‘en realidad’ buscamos con las mismas y trazar un plan de ataque que acabe con éstas… Hasta hay quien se burla de las listas de propósitos -no sin cierta razón- resumiendo los suyos en ‘Sonreír, que ya es bastante’

Hace tiempo apareció un artículo en alguna parte que mantenía -con estudios científicos y reputadas estadísticas respaldando la cuestión, seguramente- que fijarse metas y no cumplirlas genera frustración. No tengo los datos exactos en que se basó esta afirmación pero diré simplemente que es ‘lógico’ ya que, si tenemos un objetivo y éste no se alcanza, se desencadenará una insatisfacción definida o no, en este nuestro ‘sistema-orientado-a-la-consecución-de-tareas’.

Sin embargo, sigue teniendo todo el sentido correr ese riesgo. ¿Qué sería de nosotros sin propósitos? O mejor; ¿Qué sería de nosotros sin hacer examen sobre nuestra vida, sobre qué va bien o mal, para volver a fijar el rumbo? Nos hacen falta esas listas que muchos se empeñan en denostar, no tanto por el resultado de éstas, sino por el tiempo que dediquemos a reflexionar sobre nuestra vida y a redirigir nuestro rumbo.

Quienes se ríen de las listas de propósitos tienen razón en que no tiene sentido hacerlas ‘porque sí’, pero se equivocan cuando pierden de vista que lo importante no es ser original con los propósitos, sino acertado. Se trata de pensar en lo que tenemos, en lo que somos, en lo que queremos… y decidir si queremos seguir igual o no, y si la respuesta es no, concretar qué vamos a cambiar y cómo.

La mítica estampa que copio y pego a continuación (vista en el ‘El sofá amarillo‘) hace un resumen manido -pero no por ello menos cierto- de lo que intento explicar;

el-sofa-amarillo-diagrama-felicidad

@davidbonifacio – al que he pasado a seguir en Twitter- lo exponía de la siguiente manera;

“The start of each year is a good time to ask ‘Who, what, where do I want to be 365 steps closer to?’ #lessons2013″

Efectivamente… para dejarnos de ideas abstractas y bajar a la realidad con una serie concreta de ‘cosasporhacer’ -como nos gusta decir aquí- hay que pensar ‘qué queremos alcanzar’… en nuestro trabajo, en el deporte, con algún proyecto; ‘a quién queremos‘… contratar para nuestra empresa, conocer para proponer un negocio, tener cerca para aprender de él, etc. También cabe definir ‘dónde queremos estar’ para crecer, para ayudar, para aportar…

Ésas metas ‘de fondo’ son las que dan sentido a la costumbre de formular propósitos cada año. Éstos últimos no son más que parte de un plan más realista que nos permita paso a paso, ir acercándonos a las metas.

En el artículo de Fast Company “How To Set Goals That Will Keep You Fulfilled And Focused” de Julian Ford y Jon Wortman, se explica cómo fijar metas que nos permitan mantenernos motivados y con un objetivo claro para avanzar.  Antes de empezar, señala;

“Goals aren’t just a to-do list. When you set them properly, goals can motivate you to be more productive and give you a greater sense of purpose.”

No os resumo el artículo, porque podéis leerlo y sacar vuestras propias conclusiones, pero estoy preparada para el debate y los consejos al respecto! Así que… ya tenemos deberes para este primer mes del año, estudiar la cuestión y decidir “De quién, de qué, de dónde quiero estar 365 pasos más cerca?” y a partir de éso, hacer TU lista de propósitos definitiva.

Rodins_Thinker

The Thinker (Rodin, 1906)

es.fotopedia.com

Anuncios